AcusVib - Tecnología de control ruidos y vibraciones

AcusVib ruido

Acústica Industrial

Acústica Industrial Los ruidos de tipo industrial son causados principalmente por las instalaciones de fábricas (motores, molinos, mezcladoras, transportadoras, ventiladores..) y por las instalaciones de confort en los edificios (aire acondicionado y calefacción, ascensores, etc.).

La solución de problemas de ruido industrial requiere de un conocimiento de los procesos industriales y de la maquinaria implicada.

De lo contrario, una solución para el ruido, puede ser un problema para la propia máquina.

La gran variedad de dispositivos que producen ruido en la industria es tan amplia como la diversidad de ramas industriales.


Aun así, hay elementos comunes a muchos procesos productivos.


Los ruidos de tipo industrial están causados por las instalaciones presentes en las fábricas, como pueden ser:

-Motores
-Molinos
-Mezcladoras
-Transportadoras
-Ventiladores
-Maquinas estampadoras
-Grandes extractores
-Líneas de producción
-Calderas de vapor
-Compresores de aire
-Embotelladoras
-Grupos de frío
-Grupos de Cogeneración
-Válvulas de vapor
-Troqueladoras

Acustica 1

Acustica 2

También se puede denominar ruidos de tipo industrial a los que se producen por las instalaciones en la edificación residencial o terciaria

-Aire Acondicionado y máquinas relacionadas de climatización
-Ascensores
-Grupos de presión
-Calderas
-Grupos electrógenos, etc.


La solución de problemas de ruido industrial requiere de un conocimiento de los procesos industriales y de la maquinaria implicada. De lo contrario, una solución para el ruido, puede ser un problema para la propia máquina.


En Acústica Industrial, es conveniente saber la afección sonora de los equipos a instalar ya desde la fase de proyecto, aunque no se tengan datos de un fabricante concreto.


Mediante una serie de formulaciones matemáticas, se puede predecir la potencia sonora de una máquina de determinadas características, pues parte de la energía mecánica de una máquina se transforma en energía sonora.


Ello nos permite predecir a través de una serie de fórmulas los niveles de ruido en nivel global y por bandas de octava antes de haber realizado la instalación, a partir de datos de las propias instalaciones y de medidas de comprobación para calibrar el modelo.


Existen fórmulas para muy diversos tipos de dispositivos: ventiladores, bombas, compresores, etc. que dan una idea bastante aproximada de los niveles sonoros que se pueden llegar a alcanzar.



En el control del ruido industrial hay tres factores presentes: maquinaría, medio en que se desarrolla la actividad, y el trabajador.


Se puede actuar sobre los tres factores.

En equipos ya instalados


Se pueden adoptar modificaciones tendentes a reducir el ruido.


-Sustitución de equipos y herramientas neumáticas por herramientas eléctricas;
-Eliminación de rozamientos en máquinas en movimiento
-Bbuen acabado de superficies
-Engrase
-Disminución de resonancias mediante laminas flexibles pesadas
-Equilibrado de máquinas y alineamiento
-Colocación de silenciosos en las salida de aire y de vapor
-Evitar la transmisión de vibraciones entre componentes mediante uniones elásticas
-Instalando antivibratorios.
-Buen mantenimiento de los equipos de trabajo.
-desplazando los equipos ruidosos y con vibraciones fuera de la máquina, si es posible

Acustica 3 Acustica 4

En el medio en que se desarrolla la actividad

Las actuaciones sobre el medio consisten básicamente, en aislamiento de maquinaría y reducción de la reverberación.


El método más eficaz es el cerramiento del equipo en una cabina acústica. Estas cabinas pueden ser de diversos grados de atenuación.


En este caso, dado que los equipos disponen de uno o varios motores, se necesita una adecuada ventilación para disipar el calor producido, por lo que se instalan silenciadores industriales que permitan el paso de aire, pero no del ruido.


También se puede recurrir a un cerramiento parcial, mediante una pantalla acústica entre el foco y el trabajador, solución no tan buena como la primera, pero puede permitir en ciertos casos una mejora de las condiciones sonoras del puesto de trabajo.


En cuanto a la reducción de la reverberación, solo en algunos casos se puede mejorar las condiciones sonoras mediante el acondicionamiento acústico, -colocando material absorbente en las paredes que eliminen las ondas reflejadas-, dado que casi siempre va a prevalecer el ruido directo hacia el trabajador.


Una aplicación de los elementos absorbentes, pueden ser en el caso de separación mediante barreras fónicas:

Acustica 5 Acustica 6

Acciones Sobre el trabajador

Finalmente, en la industria se dispone para proteger al trabajador, de equipos de protección individual, que según indica el REAL DECRETO 286/2006, de 10 de marzo, sobre la protección de la salud y la seguridad de los trabajadores contra los riesgos relacionados con la exposición al ruido. BOE nº 60 11-03-2006,


Según el Real Decreto 286/2006, de 10 de marzo, sobre la protección de la salud y la seguridad de los trabajadores contra los riesgos relacionados con la exposición al ruido, Artículo 5, Valores límite de exposición y valores de exposición que dan lugar a una acción, son los siguientes:


1. A los efectos de este real decreto, los valores límite de exposición y los valores de exposición que dan lugar a una acción, referidos a los niveles de exposición diaria y a los niveles de pico, se fijan en:


a) Valores límite de exposición: LAeq,d = 87 dBA y Lpico= 140 dBC, respectivamente;
b) Valores superiores de exposición que dan lugar a una acción: LAeq,d = 85 dBA y Lpico = 137 dBC, respectivamente;
c) Valores inferiores de exposición que dan lugar a una acción: LAeq,d = 80 dBA y Lpico = 135 dBC, respectivamente.


2. Al aplicar los valores límite de exposición, en la determinación de la exposición real del trabajador al ruido, se tendrá en cuenta la atenuación que procuran los protectores auditivos individuales utilizados por los trabajadores. Para los valores de exposición que dan lugar a una acción no se tendrán en cuenta los efectos producidos por dichos protectores.


3. En circunstancias debidamente justificadas y siempre que conste de forma explícita en la evaluación de riesgos, para las actividades en las que la exposición diaria al ruido varíe considerablemente de una jornada laboral a otra, a efectos de la aplicación de los valores límite y de los valores de exposición que dan lugar a una acción, podrá utilizarse el nivel de exposición semanal al ruido en lugar del nivel de exposición diaria al ruido para evaluar los niveles de ruido a los que los trabajadores están expuestos, a condición de que:
a) el nivel de exposición semanal al ruido, obtenido mediante un control apropiado, no sea superior al valor límite de exposición de 87 dBA, y
b) se adopten medidas adecuadas para reducir al mínimo el riesgo asociado a dichas actividades.


Los equipos de protección individual han de utilizarse cuando todos los métodos citados anteriormente y estudiados previamente por el empresario, han resultado ineficaces o inviables, bien sea por las características del trabajo, por el costo del control, o por cualquier otra circunstancia.