AcusVib - Tecnología de control ruidos y vibraciones

AcusVib ruido

Cámaras de expansión

Cámaras de expansión Diseñadas especialmente para el control de bajas frecuencias por nuestro departamento de Ingeniería Acústica, con resultados comprobados una vez instaladas.

Hay que tener en cuenta el caudal volumétrico, la presión, la temperatura y la composición del fluido, para determinar las dimensiones óptimas necesarias para cada caso concreto.

Es un producto a la medida de cada caso, que prácticamente hace desaparecer las penalizaciones normativas por bajas frecuencias.

EL PROBLEMA DEL RUIDO DE BAJAS FRECUENCIAS


El total de energía acústica de un espectro sonoro no está igualmente repartido en todo el rango de frecuencias.


En un ruido de tipo mecánico y aerodinámico, las frecuencias bajas tienen una mayor importancia. Esto es especialmente problemático en motores, calderas de vapor, etc.


Las frecuencias medias y altas son fácilmente controlables, mientras que las frecuencias bajas no se ven significativamente afectadas por los métodos convencionales de control de ruido.


Esto es especialmente evidente en el caso de pulsaciones: cambios bruscos de presión del aire, que “traspasan” el medio de control instalado.


Para estos casos, el rendimiento de los silenciadores “disipativos”, basados únicamente en la capacidad fonoabsorbente de los materiales, es muy limitado. Por tanto, el uso de cámaras de expansión, como las utilizadas en instalaciones industriales para controlar los cambios de presión, es una herramienta eficaz -cuando está bien calculada,- para el Control del Ruido.


Las nuevas ordenanzas penalizan la producción de bajas frecuencias con hasta 6dBA a sumar al valor global del parámetro LAeq5s.


De ahí la importancia del control de estas frecuencias:


Aunque el nivel global medido esté por debajo del marcado por la normativa, la penalización por baja frecuencia puede hacer que el resultado de la inspección sonora, esté por encima del máximo permitido.

Consisten en dos volúmenes de aire, encerrados en un recipiente hermético e interconectados mediante un tubo central.


Los volúmenes diseñados tienen relación con la frecuencia de corte, que es la más baja a partir de la cual la cámara puede reducir el ruido.


Hay que tener en cuenta el caudal volumétrico, la presión, la temperatura y la composición del fluido, para determinar las dimensiones óptimas sin grandes pérdidas de carga, y la elección del material y sus espesores para la fabricación: acero al carbono, acero galvanizado, acero inoxidable, etc.

Camara 1

Camara 2

Aplicación Real a una Caldera de Vapor.

Camara 3

Entre 63Hz y 250Hz se concentra mucha energía sonora

Camara 4

Camara 8

Camara 9