AcusVib - Tecnología de control ruidos y vibraciones

AcusVib ruido

Silenciadores de ventilación

Silenciadores de ventilación Silenciadores absortivos a la medida, según necesidades requeridas en cada caso particular (atenuación, caudal, pérdida de carga y regeneración máxima).

Fabricación en acero galvanizado de varios espesores, con bafles fonoabsorbentes protegidos en su cara vista con acabado Acusfib de larga duración a intemperie, o con chapa perforada si es requerido por necesidades del proyecto.

Para necesidades especiales, los materiales pueden ser acero inoxidable, acero al carbono, etc.

Los sistemas de ventilación poseen una problemática particular en ingeniería acústica, puesto que la energía acústica emitida por la fuente primaria (normalmente un ventilador), está obligada a propagarse a lo largo de los conductos que forman el sistema de distribución de aire.


Esto significa que la ley del cuadrado inverso que gobierna el cambio del nivel de presión sonora con la distancia desde una fuente, en el campo libre, o el campo de radiación directa en una habitación, no tiene aplicación.


En un sistema de conductos, los únicos cambios de nivel de presión sonora son aquellos debidos a la pérdida de energía por los efectos de absorción superficial, reflexiones en codos y cambios de sección.


De hecho, si el conducto fuese muy largo y estrecho, de sección constante, y con paredes muy rígidas, habría muy poco cambio del NPS a lo largo de su longitud, y el cambio sería debido principalmente a la absorción molecular del aire.


El problema fundamental en estos sistemas, es la predicción del nivel de presión sonora que resultará en una habitación, debido a la propagación de energía desde la fuente primaria, el ventilador, hasta el recinto.


La energía acústica producida por el ventilador se introduce en el camino de transmisión, esto es, el sistema de conductos que distribuye el aire.


La energía acústica entonces deja el sistema de conductos, para ser radiado desde las rejillas, difusores, u otros dispositivos terminales, y alcanza a los ocupantes del espacio ventilado.


Atenuacion a lo largo de conductos planos

Silenciador 1

Los conductos metálicos reales no son rígidos. La acción de presiones acústicas fluctuantes dentro del conducto metálico hace que las paredes vibren.


Parte de esta energía será re-radiada como ruido aéreo al exterior del conducto, (“break out”) y esto puede causar problemas en las habitaciones a través de las cuales pasa el conducto.


El resto será transformada en energía calorífica en función del aislamiento interno del material del cual está construido el conducto, y sus dimensiones, que le otorgan unas frecuencias de resonancia a las cuales absorberán mayor energía acústica.



Comportamiento del ruido dentro del recinto

Una vez llegados la habitación, tenemos la potencia acústica que finalmente llega a la misma, y la predicción del ruido en un punto, se hace teniendo en cuenta las dos componentes del campo acústico en el recinto: ruido directo y ruido por reverberación.

Campo reverberante

Depende de: porcentaje del caudal que entra en la sala (el total a través de todas las rejillas a dicha sala) respecto al total de la máquina, y del "eco" que se pueda producir en el recinto, lo que depende de sus dimensiones y del tiempo de reverberación. En un cálculo de silenciadores se puede tomar un tiempo "medio" y las variables contempladas son únicamente el % del caudal que va a la sala y la corrección por volumen de la sala.

Campo Directo

El cálculo a partir de la potencia acústica en la rejilla se hace como si estuviéramos en campo libre: Dependemos de la distancia fuente-receptor, directividad del sonido que parte de la rejilla y porcentaje del caudal que sale por la rejilla elegida como más desfavorable, respecto al total de la máquina (Esto último nos da la potencia acústica correspondiente solo a esa rejilla).

A continuación se suman logarítmicamente los niveles "directo" y "reverberante", según la fórmula 10 x log(10^(Ldir/10)+10^(Lrev/10)).

El paso siguiente es comparar con el nivel objetivo recomendado por las curvas criterio NC correspondientes al uso del recinto. De esta comparación, obtenemos la atenuación mínima necesaria del silenciador para alcanzar el requerido nivel de confort acústico.

Los silenciadores se calculan en función de tres parámetros:


-Caudal que tiene que atravesarlos
-Pérdida de carga disponible en el sistema
-Atenuación del silenciador y objetivo acústico a cumplir


Para ello se diseñan una serie de canales por los que pasa el aire, y una serie de bafles fonoabsorbentes, que son los que producen los diferentes grados de atenuación acústica en función de sus disposiciones.


El espesor de los bafles, influye significativamente en sus características acústicas:

Silenciador 2

Así como la longitud de los mismos:

Silenciador 3

Veamos la influencia del incremente del espesor de bafles, manteniendo las demás características:

Silenciador 4

Los silenciadores de ventilación se pueden calcular por fórmulas teóricas, que dan una aproximación de sus resultados, pero estos se alejan bastante de los reales, puesto que solo tiene en cuenta la absorción acústica de los materiales que componen los bafles, mientras que en para frecuencias bajas, influye la forma en como la longitud de onda atraviesa el silenciador, por lo que se obtienen mayores atenuaciones en bajas frecuencias para espesores de bafles mayores.


Los silenciadores se pueden testear en sistemas similares a estos:

Silenciador 5

Para determinar la atenuación del silenciador, se hace primeramente una medición en la sala reverberante mediante la emisión de un ruido de banda ancha, para a continuación volver a medir con el silenciador instalado y ver la diferencia. De ahí se obtiene la atenuación por inserción del silenciador en bandas de frecuencia de tercio y octava.

Para determinar la influencia de la velocidad de paso en el silenciador, se hace pasar aire a través del silenciador a diferentes caudales, y velocidades. El ruido del ventilador es anulado mediante un silenciador que se dispone anterior al emisor sonoro para que no influya en los resultados.


Hay otras diversas formas de obtener los resultados de atenuación de un silenciador, pero esta tiene una mayor precisión.


Cuando se realiza una obra de instalación de silenciadores, conviene comprobar que los resultados son los esperados, y compararlos con las curvas estándar obtenidas de sistemas de chequeo.

Producimos y diseñamos silenciadores absortivos a la medida, según necesidades requeridas en cada caso particular (atenuación, caudal, pérdida de carga y regeneración máxima).


Fabricación en acero galvanizado de varios espesores, con bafles fonoabsorbentes protegidos en su cara vista con acabado Acusfib de larga duración a intemperie, o con chapa perforada si es requerido por necesidades del proyecto.


Para necesidades especiales, los materiales pueden ser acero inoxidable, acero al carbono, etc.


Los silenciadores se calculan en función de cuatro parámetros:


-Caudal que tiene que atravesarlos
-Pérdida de carga disponible en el sistema
-Atenuación del silenciador y objetivo acústico a cumplir
-Máxima regeneración permisible en función del caudal y del objetivo acústico


Los tamaños pueden variar desde los necesarios para un simple conducto de aire, hasta los grandes silenciadores para enfriadoras de sistemas complejos de climatización, ventilación de salas de grupos electrógenos, etc.


Silenciador 6

Silenciador 8

Silenciador 9

Silenciador 14


MEDICION EFECTUADA EN ZONA INDUSTRIAL, JUNTO SALIDA VENTILADOR

Silenciador 10

Silenciador 11