AcusVib - Tecnología de control ruidos y vibraciones

AcusVib ruido

Suelos flotantes

Suelos flotantes Hacer un suelo flotante en una sala técnica, evita futuros problemas de transmisiones tanto directas (a través del propio forjado), como indirectas (a través de las paredes colindantes).

Se dejan preparados para verter la losa de hormigón, y sin ningún contacto rígido con el resto del edificio.

Los amortiguadores se calculan para soportar la carga requerida en cada punto del suelo.

El aislamiento a ruido aéreo que presenta cualquier paramento de un recinto, depende de su capacidad para absorber y disipar en su inte­rior la máxima cantidad de ener­gía acústica por vía aérea, y a la vez, de su capacidad para minimizar la transmisión de energía mecánica, -en forma de vibración,- al recinto adya­cente.


Existe una clara correlación entre la densidad de un material y su aisla­miento, dada por la Ley de la Masa. Para paredes simples, el aisla­mien­to aumenta 6 dB al duplicarse la masa, pero esto tiene un límite dado por la economía y por la resis­tencia de los forjados y estructuras.


Por tanto, cuando se de­sea un importante nivel de aisla­miento, se re­cu­rre a pa­re­des de ca­pas múlti­ples, en las cua­les se pro­duce una pérdi­da de ener­gía acústica en el interior de los distintos mate­riales, por intervención de sus diferentes impedan­cias acústicas (mayor o menor resistencia al paso de ondas sonoras).


Y a la vez, -me­dian­te unos muy ba­jos coe­ficien­tes de acopla­mien­to entre las capas (deso­lidarizando los anclajes y apoyos a los paramentos originales me­diante dispo­siti­vos elásticos AcusVib–Vstop), se redu­ce la energía vibratoria transmiti­da por los puentes acústicos intrínsecos a la construcción real del sistema.


Hay que tener en cuenta a la hora del cálculo del aislamiento resultante pre­visto, -tanto pa­ra paredes como para forja­dos,- que se va a pro­du­cir un efecto físico inherente, como es el acoplamiento de algu­nas de las fre­cuencias del ruido a la vibración natu­ral de la pared, dada por su ma­sa y su rigidez, (ya sea pared simple o con­junto de capas acopla­das). Por tanto se debe calcular la pared doble para que esta resonancia se presente a una frecuencia baja, que quede fuera de la zona de frecuencias de aisla­miento deseado y que puede estar, -por ejemplo, por debajo de los 100 Hz,- lo que se consigue mediante diferentes materiales y/o controlando el espesor de las capas de aire intermedias.


Nuestros paramentos flotantes tienen la misión de in­crementar el aisla­miento a ruido aéreo de las su­perficies límites existentes, ­en salas de máquinas de instala­ciones de climatiza­ción, de cogeneración, de grupos electrógenos, de instalaciones industria­les, platós de TV, etc.


Estos paramentos flotantes se aplican tanto a suelos, como a paredes y techos, siguiendo el princi­pio de "box in box", lo que evita tanto las transmisiones directas como las laterales (ondas longitudinales que viajan por los paramentos conectados con el principal que se quiere aislar, de transmi­sión por vía sóli­da).


Partiendo del aislamiento existente, nuestro Departamento Técnico propone el sistema aislamien­to-distancia que consigue obtener las condiciones de diseño requeridas en cada caso.

Nuestros suelos flotantes, ACUSVIB AVF-50 se colocan en cubier­tas de edificios o en sa­las técnicas en inte­rior de edificaciones.


El sistema está compuesto por una losa de hormigón armado (a instalar por otros), de mínimo 100 mm de espesor, y el sistema de sustentación elástica de la misma, compuesto por amortiguadores de apoyo Vibrastop BHT-70 en la retícula adecuada en función del peso a soportar y para una frecuencia natural resultante de 12-14 Hz. Entre dicha retícula se disponen planchas de fibra mineral fonoabsorbente de densidad 40 Kg/m2 y espesor 50 mm.


Se instala un encofrado perdido antihumedad y un tratamiento elástico perimetral con cualquier punto de contacto con los paramentos, columnas, etc. existentes.

Suelos 1

Para evitar una disminución de su rendi­miento, se aconseja ex­ten­der ampliamente la su­per­ficie ocu­pa­da por el suelo flo­tante bajo las máqui­nas, o ins­talar una ba­rrera acús­tica alre­de­dor de la fuente de ruido. En ambos ca­sos la re­duc­ción de nivel so­noro conse­gui­do bajo el forjado se­ría ma­yor, co­mo se ve en esta ilus­tra­ción.


En muchos casos, es mejor que todo el forjado inferior de la sala, se trate mediante el suelo flotante, para no dejar ningún puente acústico.


Dado que estamos hablando de grandes pesos a soportar sobre el suelo (instalaciones, unidades de tratamiento y acondicionamiento de aire, grupos electrógenos, etc.), es importan­te que el sistema de "flotabilidad" sea capaz de mantener sus características de elasticidad sin grandes cambios bajo posibles variabilidades de carga: Así, los tacos amortiguadores AcusVib VStop mantienen su frecuencia natural de resonancia prácticamente constante en cierto rango de cargas a soportar, lo que no ocurre con otros elementos elásticos, por ejemplo muelles, que funcionan en un rango más estrecho solamente para el que están diseñados.

Suelos 2 Suelos 3

Nuestro departamento técnico distribuye el nº y tipo de tacos más adecuado para que la losa flotante esté separada elásticamente del forjado original, y a la vez, la frecuencia natural del sistema muelle-masa se encuentre en el entorno de 10 a 14 Hz.

Suelos 4 Suelos 5

Ade­más de la trans­misión directa por vía aérea, es preciso evitar es preciso evitar la trans­misión acústica de tipo estruc­tu­ral (ondas longitudinales por vía sólida), efecto denominado “flanking”, o transmisión por flancos). Una máquina muy ruidosa puede estar transmitiendo bastante nivel sonoro indirecto a través del suelo y forjado a espacios colindantes.


Pero además de la transmisión de ondas por vía sólida, es preciso disminuir la vibración de baja frecuencia que podría atravesar el sistema todo el sistema, para lo cual son necesa­rios los disposi­ti­vos anti­vibrato­rios de baja frecuencia de resonancia AcusVib VStop, dispositivos de muelle helicoidal metálico, tra­ba­jan­do dentro del campo de deflexión estáti­ca indicado ­a cada caso en fun­ción de los pesos de las má­qui­nas, régimen de funcio­na­miento del motor, nº de puntos de apo­yo, distancia entre vigas del forjado y luces de las mismas, etc.


Se trata en definitiva de incrementar el aislamiento a ruido aéreo y transmisiones longitudinales por vía sólida y a la vez amortiguar la transmisión de vibraciones de baja frecuencia, alejándose lo más posible de las frecuencias de resonancia de los sistemas susceptibles de entrar en vibración: forjado, suelo flotante y sistema máquina-apoyo.

Suelos 6

Suelos 9

Los suelos flotantes pueden diseñarse para su objetivo fijando la altura del espacio de aire entre la losa flotante, y dando a está mayor canto, o con una losa dada, subir la altura del espacio entre forjado y losa flotante, mediante sistemas elevables.

Suelos 11